¿Entiendes lo que refleja tu nómina? Lo habitual es que los trabajadores únicamente comprueben que el líquido a percibir coincide con lo efectivamente recibido en la cuenta corriente. Sin embargo, en la nómina se reflejan muchos datos importantes que todo trabajador debería conocer. A continuación desglosamos las claves más importantes para que puedas entender perfectamente tu nómina.

 

untitled-design

 

 

1.-  Datos identificativos

Las nóminas deben incluir los datos identificativos tanto de la empresa, como del trabajador/a. Respecto a los datos de la empresa, tendrá que aparecer el nombre, el C.I.F (código identificación fiscal) y el código de cuenta de cotización de la Seguridad Social (número de referencia en la Tesorería de la Seguridad social para identificar a la empresa y donde se asignan los números de afiliación de los trabajadores).

En cuanto a los datos referentes al trabajador/a, deberá aparecer: apellidos y nombre, número de D.N.I, número de afiliación a la seguridad social, categoría de su puesto de trabajo, el grupo de cotización en el que está dado de alta, y la antigüedad en la empresa.

 

2.- Código Contrato

El código de contrato hace referencia al tipo de contrato que se aplica en la relación laboral. En la legislación laboral actual podemos encontrar varios tipos de contrato, haciendo la distinción principal según la duración: indefinidos o temporales, y según las horas de trabajo: a tiempo parcial o a tiempo completo. A continuación, hacemos referencia a los códigos de los contratos más habituales:

Código 100: Contrato indefinido a tiempo completo

Código 200: Contrato indefinido a tiempo parcial

Código 401: Contrato de duración determinada, a tiempo completo, por obra o servicio determinado

Código 402: Contrato de duración determinada, a tiempo completo, eventual por circunstancias de la producción

Código 420: Contrato temporal, a tiempo completo, en prácticas.

 

3.- Periodo liquidación

La nómina debe concretar el periodo al que hace referencia, por lo tanto lo habitual es que el empresario entregue las nóminas a los trabajadores la última semana del mes en curso.

En la nómina que tenemos de ejemplo, podemos ver que el periodo de liquidación es desde el 01 de diciembre de 2016 hasta el 31 de diciembre de 2016, y justo a la derecha aparece que el total de días es 30. Algunos os preguntareis por qué sí el mes de diciembre tiene 31 días solo se computan 30 días, pues bien, esta es una de las modalidades que contempla la legislación laboral. En este caso, todos los meses se computan como si tuvieran 30 días, independientemente de si tienen 28, 29, o 30 días. Otra forma posible es computar el número de días naturales de cada mes y, aunque menos habitual, también es posible concretar el número de días laborables que efectivamente se ha trabajado en el mes.

 

4.- Conceptos: percepciones salariales y percepciones no salariales

Los conceptos en los que se desglosa la nómina pueden tener la consideración de percepciones salariales, si corresponden con retribuciones que recibe el trabajador por sus servicios; o percepciones no salariales, compuestos por dietas, suplidos, y en general compensaciones de gastos al trabajador/a.

El estatuto de los trabajadores establece como retribución mínima, el salario base y dos pagas extras. Sin embargo los convenios colectivos pueden mejorar esta situación y además de incrementar el importe del salario base, pueden incluir otros conceptos como los que aparecen reflejados en la nómina modelo. De igual forma, el empresario podrá pactar con el trabajador/a e incluir los conceptos que considere oportunos. Como por ejemplo, el plus de productividad que puede consistir en un porcentaje de las ventas del mes anterior, o el plus de desplazamiento, para colaborar con el trabajador/a en su trayecto al centro de trabajo.

En cuanto a las pagas extras, como ya se ha comentado, el estatuto de los trabajadores establece dos pagas extras del importe del salario base, pudiendo los convenios colectivos añadir más pagas extras y establecer si en el importe de cada paga extra se incluye además del salario base, otros conceptos. En cuanto al prorrateo o no de las pagas extras, se atenderá a lo dispuesto en el convenio colectivo, y a falta de su regulación, lo pactado entre el empresario y el trabajador/a.

 

5.- Cotizaciones Seguridad Social Trabajador/a

Los trabajadores contribuyen con el Sistema de Seguridad social en los conceptos que detallamos a continuación:

– Cotización por contingencias comunes (4.7%): el porcentaje es constante y contribuye en las aportaciones destinadas a situaciones de enfermedad común y accidente no laboral, principalmente.

– Cotización por formación (0,1%): de igual forma, el porcentaje es constante y se destina a los programas de formación.

– Cotización por desempleo (1,55% o 1.60%): el porcentaje varía en función del tipo de contrato. Como regla general, a los trabajadores que tengan contratos de duración determinada se les aplicará el porcentaje más alto, mientras que a los trabajadores con contratos indefinidos se les aplicará el 1.55%.

La cuota resultante de la suma de estos conceptos, conocida como cuota obrera, es el importe que se deduce del salario bruto y se ingresa en la Tesorería de la Seguridad Social.

 

6.- Tributación IPRF

El empresario deberá retener un porcentaje del salario del trabajador/a, e ingresarlo en la Hacienda Pública. Esta operación tiene la consideración de un pago a cuenta que se adelanta antes de hacer la declaración de la renta en mayo del año siguiente.

El porcentaje aplicable dependerá principalmente del salario del trabajador/a. El IRPF es un impuesto progresivo, y cuanto más salario perciba el trabajador/a, más deberá contribuir con el IRPF. Aunque también influye la situación familiar (casado, soltero, con o sin hijos…)

Una vez finalizado el año, el empresario deberá entregar a los trabajadores el certificado de retenciones, donde aparece el importe total de las percepciones, así como la cuantía total de las retenciones de IRPF efectuadas. Como es de suponer, estos datos se comunican a la Agencia Tributaria para que tenga toda la información al respecto.

 

7.- Salario Bruto y Salario Neto

El salario bruto aparece reflejado como total devengado en la nómina que tenemos de referencia, y corresponde con el total de las cuantías (tanto salariales como no salariales). A este importe se le descuentan las cantidades que hemos detallado anteriormente en concepto de cotizaciones a la seguridad social y tributación de IRPF.

El importe de líquido a percibir corresponde con el salario neto, es decir, la cantidad que efectivamente recibirá el trabajador en su número de cuenta, que también aparece reflejado a la izquierda de la nómina.

Como podéis observar, el importe que se percibe, es el resultado de restar al total devengado, los importes a deducir (1.609,29 – 166.56 = 1.442,73€)

 

8.- Base Seguridad social y Base IRPF

Las bases de seguridad social y de IRPF son los importes sobre los que se aplica los porcentajes que procedan. Lo habitual es que tanto la base de seguridad social como la de IRPF coincidan con el total devengado (salario bruto), como ocurre en la nómina que tenemos de ejemplo. Sin embargo puede ser que algunos conceptos no coticen ni tributen, y por lo tanto el importe de los mismos no se incluirá en la citada base.

Además, como podemos ver en la nómina, la base de seguridad social se desglosa en dos: base por contingencias comunes y base por contingencias profesionales. En este ejemplo ambas cifras coinciden porque el empleado no ha realizado horas extras, por ello, si las hubiese realizado, el importe de las horas extras se incluiría en la base de contingencias profesionales.

En este sentido, es interesante saber que si el trabajador sufre una enfermedad o tiene un accidente, la prestación que percibirá por ello se calcula aplicando el porcentaje que establece la legislación laboral, sobre la base de seguridad social del mes anterior al que tuvo lugar la baja médica por enfermedad o accidente (se utilizará la base por contingencias comunes si ha causado baja por enfermedad común o accidente no laboral, y la base por contingencias profesionales si ha sufrido un accidente de trabajo y enfermedad profesional.

 

9.- Cotizaciones Seguridad Social Empresa

Como podemos ver, las cotizaciones a la seguridad social que hace efectiva el empresario, se desglosan en tres clases: contingencias comunes, contingencias profesionales y conceptos de recaudación conjunta, y cotización adicional por horas extraordinarias. Aunque la esencia y explicación de los conceptos que forman parte de estas clases es más compleja y técnica, conviene mencionar que como mínimo el porcentaje que asume la empresa es un 31,55%.

Este porcentaje podrá incrementarse en función de las características de la actividad. Es decir, si los trabajadores llevan a cabo funciones que entrañan más peligrosidad, o están en condiciones desfavorables, en las que se estime que puedan sufrir accidentes de trabajo o enfermedades profesionales de forma regular, se incrementarán los porcentajes aplicable por estos conceptos (en la nómina de referencia vemos que se refiere a  AT y EP).

La cuota resultante por estos conceptos, conocida como “cuota patronal” se ingresará en la Tesorería de la Seguridad Social, junto con las cantidades procedentes de la aportación de los trabajadores.

 

10.- Coste empresa

Por último, conviene hacer referencia al coste total que tiene el empresario por cada trabajador/a contratado. En general, la sociedad no es consciente del coste que supone para los empresarios la contratación del personal, pero en la nómina se refleja perfectamente. Como podemos ver si el trabajador/a percibe un salario neto de 1.442,73€, a la empresa realmente le supone un gasto de 2.117,03€.

En esencia, el empresario debe abonar, por un lado el salario bruto (ya que las percepciones que se descuentan del mismo se ingresan en la Tesorería de la Seguridad Social y en la Hacienda Pública a cuenta del trabajador/a), y por otro lado su cuota de empresa a la Seguridad social, que como ya hemos analizado, se aplican unos porcentajes muy superiores a los porcentajes de los trabajadores.