¿Eres consciente del consumo eléctrico que implica encender la televisión, cargar tu teléfono móvil o calentar comida en el microondas? Realmente son tareas tan simples y repetitivas que la mayoría de las veces no llegamos a darnos cuenta del gasto que implican.

A día de hoy, el suministro eléctrico se ha convertido en un servicio imprescindible para nuestra sociedad. Desde Grupo LaBE somos conscientes de la importancia de este hecho y, por ello, a continuación te aportamos la información necesaria para saber interpretar los conceptos que aparecen en tu factura de la luz.

 

1- Datos de factura

En este apartado, los conceptos a tener en cuenta son el período de facturación, el número de factura, la fecha de emisión o expedición de la factura, fecha de cargo (cobro de la factura), el tipo de lectura (real o estimada), los datos del titular del contrato de suministro y el número de referencia de dicho contrato

 

2- Resumen de facturación

Se refleja el resumen de los detalles de facturación, los cuales se analizarán en el punto 8. Se desglosan en: base imponible (importe total del consumo de energía), servicios y otros conceptos y el IVA aplicable, los cuales arrojan el resultado total a pagar.

 

3- Datos del cliente

Hacen referencia a la identificación del titular del contrato y la dirección de envío a la cual la comercializadora enviará las facturas. NO confundir con la dirección de suministro.

 

4- Dirección de suministro y dirección principal

La dirección de suministro es el domicilio en el que efectivamente se recibe la electricidad; la dirección principal refleja el punto de encuentro del cliente. Puede ocurrir que la dirección suministro coincida con la dirección de envío, la cual se entiende como el domicilio en el que se reciben las facturas.

 

5- Evolución de consumo (valle, llano y punta)

La gráfica muestra la evolución del consumo medio mensual de electricidad, durante un año completo, de la tarifa que se ha contratado. Por tanto es necesario un contador digital para medir el consumo en cada momento. A su vez, la tarifa se clasifica en tres períodos o franjas horarias diferentes en función de la hora de consumo registrada y la potencia contratada. Son los siguientes:

  • Valle: es el periodo en el que el precio/hora referente al consumo es el más barato. Se factura a este precio entre las 24.00h hasta las 8.00h aproximadamente, ya que el consumo apenas es relevante.
  • Llano: es el periodo en el que el precio/hora de la energía se establece para 12 horas al día.
  • Punta: es el periodo en el que el precio/hora de la electricidad resulta más caro. Son 4 horas al día, y suele fijarse alrededor de las 14.00h y las 20.00h.

 

6- Atención al cliente

En este apartado aparece el contacto de la empresa para realizar cualquier consulta o reclamación acerca de cualquier concepto facturado; el contacto para atender las averías de red eléctrica y la página web a la que puede dirigirse el cliente para obtener más información acerca de tarifas, consumos, contratación, etcétera.

 

7- Datos relacionados con el suministro

En esta parte se reflejan los datos de contratación:

  • El número de contrato y duración.
  • La empresa distribuidora: es la empresa que posee la infraestructura eléctrica que suministra electricidad a una zona determinada. Sin embargo, la comercializadora es la empresa que se encarga de dirigir el suministro de energía a cada lugar, y por tanto factura por la prestación de dicho servicio, es decir, compra electricidad para proporcionar energía y cobra por el servicio que presta.
  • CUPS: es el número de identificación del punto de suministro.
  • La forma de pago y entidad bancaria: domiciliado (aparecerá informada la cuenta bancaria) o no domiciliado (carta de pago).
  • El tipo de producto y potencia contratada.
  • Tipo de discriminación horaria: en función de la tarifa contratada, el precio/hora será distinto para cada franja horaria (valle, llano, punta).
  • Dirección fiscal.

 

8- Detalle de facturación y consumos

Aparecen los cálculos por los conceptos facturados. Son los siguientes:

  • Potencia facturada: para cada franja horaria se establece un precio unitario diario (€/kW/día) que se multiplica por el consumo medido en kW y el tiempo medido en días. De esta forma se obtiene el importe del término fijo que deberá abonarse exista consumo o no.
  • Energía facturada: se considera el consumo realizado durante el periodo de facturación y se obtiene de multiplicar el consumo del período (KWh) por el precio (KWh) para cada franja horaria, teniendo en cuenta que se factura por horas.
  • Servicios y otros conceptos: puede ser alquiler de equipos (contador) o seguros.
  • Descuentos y bonificaciones.
  • Impuesto sobre electricidad: se aplica al término potencia y energía, y cuyo importe a pagar va cedido a las comunidades autónomas para financiar servicios públicos tales como la sanidad o la educación.
  • IVA: se aplica sobre todos los conceptos anteriores, incluyendo el impuesto sobre electricidad.
  • Total a pagar: aparece el importe total a pagar, resultado de la suma de los conceptos facturados, y los descuentos, bonificaciones e impuestos aplicados. Este importe debe coincidir con el importe total que aparece en “total importe factura” del apartado 2 “Resumen de la facturación”.

 

9- Impuestos y otros recargos

Este apartado refleja un gráfico que describe el porcentaje del total importe de la factura que va destinado a los costes de suministro (mantenimiento de la infraestructura, producción y distribución de electricidad) y a los impuestos y recargos aplicados. Se puede apreciar que la mitad del importe total facturado aproximadamente va destinado a estos conceptos.

Es importante destacar de este apartado, que, con motivo de la entrada en vigor de la Ley 16/2013 existen ciertos clientes que pueden beneficiarse de una exención parcial en el IEE. Estos clientes son los que dedican su consumo eléctrico a la realización de procesos de reducción química, electrolíticos, mineralógicos y metalúrgicos, y pueden solicitar una exención en el IEE de sus facturas.

 

10- Lecturas aportadas por el distribuidor

En la última parte de la factura se puede apreciar un listado de lecturas registradas por el contador de la tarifa contratada. El contador de electricidad puede ser mecánico o eléctrico. Este aparato toma anotaciones de los consumos eléctricos medidos en KW en distintos periodos y se expresan en lecturas, las cuales pueden ser reales (cifra real de consumo) o estimadas (cuando no es posible tomar lectura real y toman como referencia la lectura registrada de ese periodo en el año anterior). Para lecturas estimadas, es necesario la regularización de dicha situación en las próximas lecturas reales que recibirá el cliente.

 

sociedadSi estás preocupado porque no sabes cómo ahorrar en el gasto de electricidad, desde Grupo LaBE estaremos encantados de asesorarte sobre qué aspectos son determinantes para reducir el importe total de la factura y economizar así en el coste de este servicio. No dudes en contactar con nosotros.