Cuando el pasado 20 de enero el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictó la sentencia sobre la retroactividad de las cláusula suelo, quedó en el aire si se excluían o no de la misma las pymes y autónomos que también resultaron afectados.

 

start upConsideración de una pyme o autónomo como consumidores

El factor clave de esta sentencia radica en la consideración de una pyme o autónomo como consumidores. Desde el principio, las empresas y autónomos no tienen la condición de consumidores, entendiéndose que su actividad se realiza con regularidad.

Así, el desarrollo de una actividad lucrativa de forma frecuente en un periodo de tiempo corto puede dificultar la nulidad de la cláusula suelo.

Por tanto, si se realiza la adquisición de un inmueble con intención de vender en un corto plazo, o favorecer la especulación, se denominará actividad empresarial o profesional y se excluye la posibilidad de anular la cláusula suelo.

Por ello, los autónomos y pymes tienen que argumentar que se trata una adquisición no profesional para poder acogerse a la nulidad de la cláusula y poder logar la devolución del dinero. Sin embargo, como ya hemos señalado, si la entidad bancaria puede acreditar que la operación tiene un carácter especulativo, o considera que forma parte del conjunto de actividades propias del autónomo o la pyme en cuestión, el reimporte de esta cantidad puede tornarse complicado.

Con esta ambigüedad en la definición de la periodicidad de la actividad económica de la sociedad o autónomo, se presumía difícil poder aplicar la retroactividad de la sentencia.

Junto a esto, otro factor que dificulta a las sociedades y autónomos el poder acogerse a la sentencia es la afirmación del Tribunal de la Unión Europea de que las empresas disponen de conocimientos previos de contabilidad, finanzas y entorno económico que les permiten entender mejor lo que suponen este tipo de cláusulas.

En Grupo LaBE consideramos que hay pocas posibilidades al no definirse a las pymes o autónomos como afectados. No obstante, siempre que sea demostrable que las entidades bancarias actuaron aprovechándose de su posición dominante, sin prevalecer la buena fe, se podría reclamar el abuso de las cláusulas suelo.

Nuestro departamento jurídico estima que los autónomos y pymes también podrán solicitar la nulidad de su cláusula suelo siempre y cuando el ánimo de lucro no exista en la operación hipotecaria, ya que la mayoría de las sociedades carecen de actividad especulativa, promoción o compraventa.

 

1486494477_f14aSentencia favorable para pymes y autónomos

La Audiencia Provincial de Toledo, siguiendo las últimas resoluciones judiciales que amplían los términos de los abusos de la cláusula suelo, ha revocado las cláusulas suelo del contrato hipotecario de una entidad bancaria con una empresa inmobiliaria de Talavera de la Reina.

La sentencia dictamina que la cláusula “es contraria al principio de buena fe que genera una legítima expectativa en el contrato entre las partes”, debiendo prevalecer este principio sobre cualquier cláusula favorable a la entidad bancaria, como es el caso de la hipoteca, que contenía una con un tipo de suelo del 4% y una del techo del 16%.

Sostiene la sentencia que esta diferencia entre el tipo del suelo y del techo es un desequilibrio entre los derechos y obligaciones del contrato hipotecario, según establece el cuarto fundamento de derecho de la sentencia, ya que pretende distinguir entre las condiciones generales de la hipoteca y las cláusulas abusivas. Así, “el deber de transparencia que debe observar la entidad de crédito se traduce en garantizar que el cliente tiene la posibilidad real de desconocer el alcance de esa limitación y, en tal caso, la forma lógica de redactar dicha cláusula debería comenzar su enunciado advirtiendo al cliente del interés mínimo anual del 4,00%”.

Otro aspecto importante y destacable de esta sentencia es velar y proteger a la parte más débil, aunque no sea consumidor y usuario, al existir abuso de posición dominante por parte de la entidad bancaria.

Como recoge eldiario.es en palabras del letrado, se trata de la primera condena a una entidad bancaria relacionada, no sólo con una empresa, sino, precisamente, con una promotora de vivienda. Con ello, ha añadido, “se abre más el campo para que demanden los autónomos y las empresas afectadas, pero por primera vez también las inmobiliarias”.

 

1485383137_f135Sentencia que sienta precedente

Esta sentencia pone la base para futuros casos, ya que la Audiencia Provincial de Toledo rechaza el argumento defendido por parte de la entidad bancaria, alegando la figura de no consumidor de la empresa y rechazando el alegato del banco al no cumplir con su deber de información expresa a la promotora.

La sala dictamina que “no resulta suficientemente probada que la demandada haya cumplido diligentemente y con la legalidad exigible su deber de información expresa al demandante de las condiciones financieras esenciales”.

Tomando esto como referencia, nuestro departamento jurídico seguirá estudiando el comportamiento y los dictámenes de los tribunales. Sin embargo, es evidente que esta sentencia abre un camino para las reclamaciones de nulidad de las hipotecas afectadas por la cláusula suelo para las pymes y autónomos.

 

sociedadEn conclusión, desde Grupo LaBE estaremos encantados de atender su caso con experiencia y eficacia. Abordamos cada consulta de forma individualizada y asesoramos para eliminar o recurrir la cláusula suelo.