Como consecuencia de los procesos de internacionalización que se están llevando a cabo, existen muchas operaciones susceptibles de ser gravadas varias veces, ya que intervienen elementos, sujetos, bienes y servicios de distintos países.

Dado que dicha situación es ilícita, para tratar de evitarlas se llevan a cabo los convenios de doble imposición entre países conocidos como CDI.

A continuación, explicaremos en qué consisten y cuáles son los mecanismos más habituales para la exención de la doble tributación internacional que contemplan dichos convenios.

 

¿Qué es la doble Tributación Internacional?

Se describe como aquella situación en la que un hecho imponible es gravado en dos o más países durante un mismo periodo de tiempo por tributos de naturaleza análoga, como podría ser la obtención de un rendimiento por dividendos de un inversor no residente en España.

 

factoresConvenios de Doble Imposición Internacional

Se trata de un acuerdo entre dos o más Estados cuya finalidad es determinar a qué país corresponde el gravamen.

Surgieron como medios complementarios a convenios bilaterales para que los Estados pudieran contar con una estructura en la que basarse a la hora de fijar aspectos tales como su aplicación o su alcance.

Su origen data del periodo de entreguerras y fue creado por el Ministerio Fiscal de las Naciones Unidas.

Actualmente, la mayoría de los CDI en materia de impuestos sobre la renta y el patrimonio siguen el modelo de convenio de doble imposición de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico).

Un convenio de doble imposición implica una serie de detalles y aspectos muy específicos que van mucho más allá de los que se mencionan en dicho artículo. No obstante, con el fin de explicar su funcionamiento de la manera más didáctica posible, se tratarán las formas más habituales de reducción de la doble imposición internacional recogidas en los CDI.

Los procedimientos que se llevan a cabo para eliminar o aminorar la doble tributación entre estados son los siguientes: Método de Exención, Método de la Exención con Progresividad y Método de Imputación o de Crédito Fiscal.

Estos métodos están fundamentalmente recogidos en los artículos 23A y 23B  del modelo  de convenio de doble imposición de la OCDE citado anteriormente.

 

Fuente: Instituto de Estudios Fiscales ,artículos extraidos del Modelo de Convenio sobre la Renta y el Patrimonio de la OCDE

 

Método de la Exención Tributaria

Consiste en la eliminación de los impuestos sobre ingresos que han sido ya gravados en el país extranjero, también llamado fuente, ya que es aquel donde tuvo origen la transacción económica cuyo resultado se materializa en el país de residencia o destino.

Normalmente este método de eliminación de la doble imposición internacional es aplicado por los convenios sobre los ingresos que realmente pueden ser  sometidos en el país fuente.

Los ingresos que son objeto de dicho tratamiento fiscal son las rentas derivadas sobre bienes inmuebles, los beneficios empresariales con establecimiento permanente y rentas derivadas de los servicios profesionales y del empleo.

La mayoría de los países aplicarán este método cuando la renta sea gravada previamente en el país de origen.

Este método nunca se aplicará en los casos en los que los ingresos estén parcialmente gravados en el país de origen. Esta situación podría darse en el caso de los pagos por dividendos, regalías o comisiones sometidos a retenciones limitadas en el país fuente.

 

Método de la Exención con Progresividad

Se aplica sobre todo en casos en los que el contribuyente está sujeto a impuestos que se computan aplicando tasas progresivas.

Esto significa que en los casos en los que haya ingresos exentos en la tributación de origen, éstos pueden ocupar tramos impositivos más bajos y trasladar otros ingresos (domésticos o extranjeros) a tramos impositivos más altos.

La forma exacta de aplicar la exención con progresividad reflejada en un convenio depende de la legislación doméstica de cada país.

Así pues, la totalidad de los ingresos exentos pueden ocupar los tramos impositivos más bajos o, tal vez, sólo la proporción de los ingresos exentos de fuente extranjera del total de los ingresos del contribuyente.

Para ilustrar ese método recurrimos al siguiente ejemplo:

Imaginemos que una empresa genera 100€ de beneficio en el extranjero y otros 100€ en su país de origen.

En el país de origen dicho beneficio es gravado por un 30% y en el país de residencia se opta por una exención progresiva de tal forma que los primeros 100€ (extranjeros) son gravados por las tasas más bajas (20%, exento por el convenio de doble imposición) y un 40% por los 100€ restantes (ingresos domésticos).

Como nos encontramos en un caso de exención progresiva, el país de residencia decide dejar exentos los ingresos extranjeros en sus tramos más bajos, por lo que la cantidad a tributar por los ingresos nacionales será de 40 en vez de 20.

En conclusión, este método establece una escala de exención progresiva de tal forma que el ingreso extranjero corresponde al tramo impositivo más bajo, que en nuestro caso es del 20%.

 

Método de Imputación o de Crédito Fiscal

Este método elimina la doble imposición reduciendo los impuestos adeudados en el país de residencia, con respecto a los ingresos de fuente extranjera por cualquier importe pagado, sobre ese ingreso, en el país fuente.

Puede existir el caso en el que el impuesto del país fuente supere a los del país de residencia, por lo que muchas legislaciones contemplan el supuesto de exceso de créditos por impuestos pagados en el extranjero.

Normalmente todos los sistemas tributarios contemplan una restricción a dicho crédito, de manera que el exceso de crédito por los impuestos pagados en el extranjero no sea reembolsable y no se pueda acreditar sobre el importe del impuesto devengado por las rentas de fuente doméstica.

Sin embargo, existen países cuyas legislaciones permiten trasladar el importe del impuesto extranjero permitiendo que éste sea utilizado en años posteriores.

Para facilitar el entendimiento de este método recurriremos a un nuevo ejemplo:

Supongamos que un residente recibe un ingreso de fuente extranjera por 100€ y que le cargan 40€ en concepto de impuesto, y que éste, a su vez, debe tributar dicho ingreso en su país de residencia por 30€.

Como el crédito tributario está limitado a 30€ dicho impuesto no será devengado en el país de residencia y el residente sólo deberá pagar los 40€ de impuestos del país extranjero.

De este modo dicho exceso por impuesto pagado en el extranjero (10€) no será tenido en cuenta, salvo en legislaciones que permitan utilizarlo en otros periodos fiscales.

 

sociedadDespués de lo mencionado anteriormente podemos decir que los convenios de doble imposición constituyen un recurso muy valioso para fomentar los intercambios económicos entre los distintos países y contribuir a la internacionalización de las empresas.

En la actualidad, España cuenta con una gran cantidad de convenios de doble imposición firmados con terceros países, en virtud de los cuales se han establecido diversos mecanismos para eliminar la doble tributación por las operaciones llevadas a cabo por España con terceros.

En definitiva, desde Grupo LaBE estaremos dispuestos a asesorarte e informarte sobre qué país puede ofrecer el convenio de doble imposición más ventajoso a la hora de emprender una nueva aventura empresarial en el extranjero.