Con la llegada del 2017 se desbloqueó el artículo 348 bis de la Ley de Sociedad de Capitales (denominada a partir de ahora como LSC) del derecho de separación de los socios minoritarios en caso de falta de distribución de dividendos.

El artículo 348 bis fue introducido en la Ley 25/2011, pero ha sido aplazado hasta este año, a pesar de que en el momento de su redacción e introducción la finalidad era la misma que la de hoy: la protección del socio minoritario.

Esto se debió a que la situación de crisis y la falta de liquidez para poder abonar un dividendo mínimo o, en su defecto, las adquisiciones de las acciones o participaciones, podían dificultar la liquidez de las sociedades.

Ahora, este artículo queda redactado de la siguiente manera:

“Artículo 348 bis. Derecho de separación en caso de falta de distribución de dividendos.

  1. A partir del quinto ejercicio a contar desde la inscripción en el Registro Mercantil de la sociedad, el socio que hubiera votado a favor de la distribución de los beneficios sociales tendrá derecho de separación en el caso de que la junta general no acordara la distribución como dividendo de, al menos, un tercio de los beneficios propios de la explotación del objeto social obtenidos durante el ejercicio anterior, que sean legalmente repartibles.
  2. El plazo para el ejercicio del derecho de separación será de un mes a contar desde la fecha en que se hubiera celebrado la junta general ordinaria de socios.
  3. Lo dispuesto en este artículo no será de aplicación a las sociedades cotizadas.”

 

factoresRequisitos a cumplir

Este derecho de separación será de aplicación para los socios minoritarios de las sociedades anónimas no cotizadas y las sociedades limitadas, aunque se deberán cumplir una serie de requisitos para poder ejercerlo.

  1. La sociedad debe llevar cinco ejercicios inscrita en el Registro Mercantil y no cotizar en mercado.
  1. El socio minoritario deberá haber votado favorablemente a la distribución de los dividendos.
  1. La Junta no deberá acordar el reparto de dividendos de, al menos, un tercio de los beneficios del ejercicio.

 

1485545159_f0e8Tres condiciones que se deben matizar

Cabe matizar algunas consideraciones de las tres condiciones:

  • El requisito de no estar cotizando en un mercado se debe a la facilidad que tienen las empresas que sí lo hacen para trasmitir sus acciones.
  • Sobre el requerimiento de votación favorable por parte del socio minoritario, también se entendería como cumplimiento de éste el voto en contra a la reinversión de beneficio.
  • En lo referente al reparto de dividendos, no se englobará en este grupo la no distribución de beneficios extraordinarios.

Con ello, la idea es evitar el control e imposición de los socios mayoritarios, que pueden decidir no repartir dividendos durante los ejercicios, ya que ellos pueden estar beneficiándose de la buena marcha de la sociedad gracias a la retribución por su situación como administradores o por contratos vinculados.

 

1484171028_f044Proceso para ejercer el derecho de la separación

Así pues, el socio tendrá el derecho de separarse de la sociedad cuando: en juntas celebradas a partir del 1 de enero de 2017, la sociedad, aun cumpliendo los requisitos anteriormente descritos, decide no repartir dividendos, aunque cuente con el mínimo establecido en el artículo 348 bis de la LSC.

Este derecho de separación obliga a la sociedad a la compra de las acciones o participaciones del socio que decide separarse. Para ello, desde Grupo LaBE aconsejamos realizar una petición por escrito en el plazo de un mes después de la celebración y aprobación de la Junta General Ordinaria de los Socios.

Cabe resaltar que es frecuente que en las Juntas Generales se incluya, en el acuerdo de aprobación del resultado, el mismo reparto de dividendos sin estar los puntos individualizados. Con esta medida las sociedades dificultan la aprobación del resultado, pero no el reparto de dividendos como voluntad del socio minoritario.

En Grupo LaBE recomendamos que cuando se produzca el anuncio de la convocatoria, se revisen los puntos a aprobar para poder ver si la aceptación de resultado y el reparto de dividendos tendrán una aprobación conjunta o individualizada. En el primer supuesto, nuestro departamento jurídico podrá aconsejarle sobre cómo realizar una queja formal para cambiar los puntos de la junta.

Además, si ésta se celebrara sin haberse repartido el dividendo mínimo, o con la imposibilidad de ejercer el voto de manera individual para valorar sobre el pago de dividendos, deberá hacerse un escrito que se remitirá al domicilio social de la sociedad. En él, se pondrá de manifiesto ante los administradores el derecho de separación por el no reparto de los dividendos.

Dicha notificación exigirá a la sociedad la adquisición de las participaciones del socio minoritario por un valor razonable. Cabe decir que puede que surjan discrepancias entre la las partes a la hora de la estimación. Ante una situación así, nuestro departamento de asesoría podría realizar una valoración de sus participaciones, ya que al existir diferencias en la consideración de valor se deberá realizar una evaluación ajustada por un auditor externo, designado por el registrador mercantil del domicilio social.

 

1480625323_f0e3Derechos asociados a la figura del socio minoritario

Además del derecho de separación del socio minoritario, desde nuestro departamento jurídico recordamos el resto de derechos asociados a la figura del socio minoritario:

  1. Derecho a la obtención de los documentos de la sociedad aprobados por la junta general.
  2. Derecho a la asistencia a la junta. Los estatutos no pueden limitar el acceso a ningún socio.
  3. Derecho a la impugnación de acuerdos sociales.
  4. Derecho de petición de asistencia a la junta de un notario.

 

sociedadEn definitiva, si tú también eres socio minoritario de una sociedad mercantil no cotizada y actualmente te encuentras en una situación similar a la descrita, puedes contactar con Grupo LaBE, estaremos encantados de gestionar tu caso.