Una de las críticas más destacadas en contra de la regulación española del juego online se refiere a restringir las actividades esencialmente a nivel nacional. En este sentido, los jugadores registrados con operadores licenciados en España sólo pueden jugar entre sí, no contra jugadores registrados con operadores de otros países. Sin embargo, esta restricción podría modificarse, o incluso desaparecer.
La Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) ha confirmado en su web que la liquidez compartida internacional entre las jurisdicciones podría convertirse en realidad a mediados de 2017.

En particular, durante la reunión celebrada el 29 de noviembre entre las autoridades reguladoras de Francia, Italia, Portugal, España y el Reino Unido, confirmaron su intención de llegar a un acuerdo sobre liquidez compartida -particularmente con respecto al poker online- a mediados de 2017.
La reunión informal destinada a cubrir varios puntos se centró principalmente en lograr la normalización técnica, haciendo especial hincapié en la presentación de datos y la posibilidad de compartir liquidez entre las jurisdicciones que se refieren al póquer online.
Cabe destacar que en un juego como el póker, donde los jugadores juegan entre sí, la posibilidad de expandir la liquidez a otros países (con la expansión correspondiente de los perfiles de los jugadores y aumentar los jackpots, entre otras ventajas) sería muy apreciada por los operadores y los jugadores.
El siguiente paso en este proceso, esperado con ansia por la industria, será la materialización de este nuevo régimen, ya que debe decidirse si se aplicará a todos los juegos regulados (como las apuestas de intercambio, el bingo e incluso las máquinas tragaperras) Juegos de póquer. Además, es relevante que esta modificación se aplique sólo a los países que firmen un acuerdo con la DGOJ o, por el contrario, el sistema estará disponible para cualquier país regulado.