La moda de los food trucks ha aterrizado en España y se espera que continúe expandiéndose a corto plazo. Esta nueva tendencia de negocio de street food ha llegado, en gran medida, de la mano de jóvenes emprendedores que tratan de reinventarse dentro del campo de la gastronomía. Además, se trata de una opción de negocio más asequible pudiendo iniciarse en esta aventura con una inversión mínima de alrededor de 10.000€. Este tipo de negocio busca acercar a la sociedad nuevas recetas culinarias permitiendo fijar una marca en los clientes, pudiendo dar lugar en un futuro al establecimiento de un local y posterior red de franquicias.

Los food trucks se encuentran totalmente afincados en otros países como Estados Unidos, sin embargo en el caso de España existe un gran vacío legal respecto a la ocupación del espacio público y la sanidad. En este caso, cada Comunidad Autónoma y ayuntamiento exige de forma diferente su cumplimiento. Es aquí donde reside el reto de definir un marco legal que otorgue plenitud al sector.

Por un lado, en lo que concierne a la normativa sanitaria, cada Comunidad Autónoma tiene su propio sistema para otorgar la autorización sanitaria de funcionamiento a cada food truck. Por otro lado, corresponde a cada ayuntamiento determinar la zona de emplazamiento de las actividades de venta ambulante o no sedentaria.

A su vez, no se puede dejar de lado la normativa de transporte. El tipo de carnet necesario para su circulación varía en función del tamaño del mismo. También puede ser necesaria la tarjeta de transporte si el food truck supera cierto tamaño. Muchos de los vehículos empleados son históricos y su transformación es mínima por lo que es aconsejable un previo asesoramiento. Además, dicha transformación debe ser llevada a cabo por talleres autorizados. Como cualquier vehículo que circula en España, los food trucks han de pasar la ITV.

Finalmente, al igual que toda empresa, el negocio de los food trucks no está exento de una normativa fiscal. Por ello, es necesario darse de alta en el IAE (modelo 036) así como realizar las declaraciones trimestrales del IVA y pagar el IRPF correspondiente. Del mismo modo, cada food truck requiere de estar al corriente de pago en la seguridad social y las tasas municipales. También es de obligado cumplimiento la posesión del carnet de manipulador de alimentos junto con un seguro de responsabilidad civil.