¿Quién no ha realizado, alguna vez, una apuesta deportiva online o ha jugado al póker a través de internet? El número de personas suscritas a casas de apuestas online es cada vez mayor en un mundo donde internet y las apps forman parte de nuestro día a día, no sólo por la facilidad para realizar una, sino por la variedad de apuestas que estas páginas webs ofrecen.

No obstante, la mayoría de los jugadores desconocen que de los beneficios obtenidos se debe dar cuenta a la Hacienda Pública al tener que tributar por ellos en la Declaración del IRPF (Declaración de la Renta) y que, en caso de incumplimiento de esta obligación, pueden ser sancionados. Así las cosas, puedes encontrarte, por un lado, con las ganancias de las apuestas y, por otro lado, con un regalito de la Administración Tributaria por no haber cumplido con tus deberes tributarios.

El ordenamiento jurídico español recoge el principio ignorantia juris non excusat, es decir, no puedes ampararte en el desconocimiento de la ley como excusa de su no cumplimiento. Por esta razón, desde Grupo LaBE vamos a tratar de aclararte la fiscalidad de las apuestas online, con la intención de evitar futuras sorpresas non gratas.

 

1480625323_f0e3Obligación a declarar

Los resultados que se obtienen de las apuestas deportivas y de los juegos online son calificados por la legislación como ganancias y pérdidas patrimoniales, ya que constituyen una variación en el valor del patrimonio de los jugadores. Por tanto, se tienen que manifestar en la Declaración de la Renta de las Personas Físicas, concretamente en la base imponible general.

Cuando el apostante vaya  a presentar la Declaración de la Renta en el mes de junio, en el mismo bloque donde refleje el salario, las rentas obtenidas del trabajo, de actividades económicas, etcétera, tendrá que incluir los beneficios obtenidos por las apuestas online en el apartado ganancias y pérdidas patrimoniales.

 

fiscalidad¿Quiénes están obligados a declarar?

Tienen la obligación de declarar las ganancias obtenidas en las apuestas online, independientemente de dónde se encuentre la casa de apuestas, aquellos contribuyentes que residan en España (es decir, que permanezcan en el Estado más de 183 días en un mismo periodo impositivo), siempre que:

  1. Hayan obtenido durante dicho periodo, exclusivamente, ganancias patrimoniales que sean superiores a los 1.000 €.
  2. O que, obteniendo rendimientos del trabajo, de actividades económicas o de capital, hayan conseguido ganancias en las apuestas online, cuando la suma de todos estos conceptos en conjunto supere los 1.000 €.

Por tanto, hay que estar alerta porque son muchas las personas que, posiblemente, se encuentran en este segundo supuesto e ignoran que tienen que presentar la Declaración de la Renta.

 

fiscalidad¿Qué cuantía hay que declarar?

Para calcular los beneficios obtenidos en las apuestas online por los que se tiene que tributar, el contribuyente tiene que indicar a nivel global las ganancias y las pérdidas  obtenidas en el juego a lo largo de un mismo periodo impositivo:

(+) Por un lado, se tendrán que sumar todas las ganancias que se hayan obtenido a lo largo del año en todas las casas de apuesta online en las que esté suscrito el contribuyente. (Por ejemplo, si se tiene abierta una cuenta en Bet365, otra en Bwin, y otra en William Hill, para el cómputo global se tendrán que sumar todos los beneficios obtenidos en cada una de ellas en un año).

(+) Además, hay que computar los bonos que se regalan, pues constituyen también una ganancia patrimonial para el contribuyente.

(-) Por otro lado, se tendrán que calcular el total de las pérdidas que se hayan sufrido durante ese mismo año, independientemente de que éstas se deriven de distintas casas de apuestas.

(-) Asimismo, habrá que descontar del beneficio la cantidad jugada directamente relacionada con la obtención del premio”. Por ejemplo, si un contribuyente invierte 100€, esta cuantía la tendrá que deducir posteriormente del resultado positivo, ya que esos 100 € de diferencia ya formaban parte de su patrimonio.

(=) Computada las pérdidas y las ganancias se obtiene en resultado neto de las apuestas online.

Este resultado puede ser positivo si las ganancias son mayores que las pérdidas y, por tanto, al existir una variación positiva en el patrimonio del contribuyente, éste tendrá que tributar. No obstante, hay que tener en cuenta las reducciones y los mínimos por circunstancias personales y familiares del contribuyente que regula la ley.

Así, aunque el resultado sea positivo puede suceder que la base liquidable sea inferior, por ejemplo, al mínimo personal del contribuyente que asciende a 5.550 € anuales, resultando una cuota a tributar 0. Por tanto, no siempre existe la obligación de tributar aunque exista obligación de declarar.

Asimismo el resultado también puede ser negativo en el supuesto de que las pérdidas sean superiores a las ganancias. Sin embargo, no se computarán como pérdidas patrimoniales (…) las debidas a las pérdidas en el juego obtenidas en el periodo impositivo que excedan de las ganancias obtenidas en el juego en el mismo periodo”. Tampoco se computarán las pérdidas debidas a los juegos cuyos beneficios “están sometidos a gravamen especial”.

De este precepto legal se deduce que el jugador no podrá ver compensadas en su Declaración de la Renta aquellas pérdidas que sean superiores a las ganancias obtenidas durante ese mismo año.

 

1484171581_leanpub¿Hay que tributar si no se retira el dinero de la cuenta ´Online´?

Efectivamente, si termina el periodo impositivo y el jugador tiene ganancias derivadas de las apuestas online que todavía no ha retirado o de las que ha retirado sólo un porcentaje, éste tiene la obligación de declararlas en su totalidad. Y ello, porque se produce una ganancia patrimonial para el contribuyente independientemente de que retire o no el dinero (éste puede disponer del mismo, bien invirtiendo en otras apuestas a través de esas cuentas, o bien, retirándolo de las mismas)

 

sectores¿Cuánto tengo que tributar?

Como ya se ha adelantado, las ganancias obtenidas de las apuestas online se incluyen en la base liquidable general del IRPF junto con las rentas del trabajo, de las actividades económicas, etcétera. Consecuentemente, se tienen que aplicar las escalas estatal y autonómica reguladas para la base general cuyos tipos oscilan entre el 19% y el 45%, dependiendo de la base liquidable de cada contribuyente. Así, para el 2016 la escala general a aplicar es la siguiente:

Captura11

Si bien, hay que tener en cuenta los tipos autonómicos ya que varían en función del lugar de residencia de cada contribuyente.

Hay que diferenciar este tipo de apuestas de la Quiniela, del QuiniGol o del Lototurf, ya que estas últimas sí que tributan a un tipo fijo, están exentas de gravamen cuando el importe es inferior a las 2.500 y, además, se les practica una retención in situ que será ingresada en la Hacienda Pública por la casa de apuestas que entregue el premio (es decir, a la ganancia que recibe el ganador ya se le ha quitado la parte proporcional por la que se tiene que tributar).

 

sociedadEn conclusión, ojo con percibir beneficios en las apuestas online que se excedan de los límites legales expuestos y no incluirlos en la Declaración de la Renta como ganancia patrimonial, dado que se estará incurriendo en un incumplimiento de una obligación, que puede ser sancionado por la Administración Tributaria.

 

Nota: puedes calcular, a modo de borrador, la cuota total que resultaría a pagar a través del Programa Padre y de Renta Web que ofrece la AEAT.