Vivimos en una realidad que es necesario tratar de forma adecuada la información y gestionar los riesgos, a fin de asegurar la transparencia, evitar posibles fraudes, preservar la información corporativa y respetar los derechos de clientes, accionistas y grupos de interés. Es ahí donde nace el Departamento de Corporate Compliance, que  en definitiva lo que lleva a cabo es la supervisión y da  forma a la estructura más eficaz posible en la prevención de cualquier forma delictiva a que pueda estar expuesta la empresa (delitos fiscales, estafa, de cohecho o de alzamiento de bienes, delitos urbanísticos, contra el medioambiente o de corrupción entre particulares, etcétera).