La start up se presenta como una nueva forma de empresa en la que priman las buenas ideas frente a las grandes inversiones. En este sentido, con intención de ahorrar los mayores costes posibles, a menudo se recurre al mundo de internet y de las redes sociales con el fin de lograr un mayor impacto en el mercado y dar a conocer de forma rápida y sencilla la marca.

Está claro que en los tiempos que corren…si Google no te encuentra nadie lo hará.

Entender internet como forma de expansión o visualización de un negocio es una respuesta lógica al nuevo modelo de vida. Sin embargo, aunque en un principio esta forma de comercio se presente como la más rentable, cómoda y rápida es necesario tener claros una serie de requisitos legales para evitar cometer un sinfín de negligencias que podrían ocasionarnos multitud de inconvenientes.

 

1480625323_f0e3Requisitos mínimos legales que debe tener tu web

Lo primero que debes tener en cuenta, independientemente del tipo de web por el que te hayas decantado, es todo lo referente a la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, comúnmente conocida como LSSI. Ésta regula determinados aspectos jurídicos de los Servicios de la Sociedad de la Información que suponen una actividad económica o lucrativa para el prestador: comercio electrónico, contratación en línea, información y publicidad y servicios de intermediación.

La citada ley tiene como fin último garantizar la protección de los consumidores en la red, es por eso por lo que obliga a todas las webs a facilitar una serie de datos e información que permitan velar al consumidor por sus propios intereses. Así en consonancia con su articulado, en el momento de crear tu página web debes de introducir una serie de datos:

  • Nombre / razón social.
  • Domicilio (indicando, al menos, la localidad y provincia de residencia).
  • Dirección de correo electrónico.
  • Número de Identificación Fiscal (NIF).
  • Cualquier dato que permita establecer una comunicación directa y efectiva, como podría ser, por ejemplo, un número de teléfono.
  • Los códigos de conducta a los que, en su caso, esté adherido y la manera de consultarlos electrónicamente.

Si quieres saber más sobre los derechos que tienen los consumidores ´online´ no dudes en leer el artículo que hemos escrito anteriormente: ¿Qué derechos que tienen los consumidores ‘online’?

 

1481909050_envelope-oCuidado con las ‘cookies’ y las ‘newsletters’

Además esta misma ley prohíbe enviar emails publicitarios como pueden ser las newsletters sin el consentimiento expreso del consumidor y obliga a los propietarios de las páginas a comunicar a los visitantes la utilización cookies propias y de terceros; por ejemplo Google Analytics o el propio Facebook en el caso de que las utilizáramos.

 

1486139685_cc-paypalRequisitos leagales para la apertura de una tienda ´online´

En este sentido, lo primero que debemos hacer es analizar el tipo de negocio que tenemos en mente. Para eso, te recomendamos que pienses en lo siguiente:

¿La empresa ya está dada de alta? ¿Tienes o piensas tener una oficina física? ¿Qué servicios oferta? ¿Cuál es el objeto social? ¿Cuál es el CNAE de tu empresa? ¿Cuál es el fin de la página web? ¿Tienes en mente el ecommerce? ¿Pretendes crear una newsletter? ¿Tienes pensado utilizar la página para obtener datos de los potenciales clientes? ¿La página web se presenta como un escaparate de tu negocio o como una tienda independiente?

Si tu idea es crear una empresa virtual desde cero y necesitas resolver alguna de estas cuestiones, puedes leer nuestro artículo anterior Cómo crear una sociedad mercantil paso a paso para tener unas nociones más claras a la hora de aventurarte en un mundo tan complejo como el empresarial.

Una vez aclaradas todas esas inquietudes, es el momento de proceder a diseñar el plan de negocios online.

 

1482277211_copyrightLey de Protección de Datos (LOPD)

Otro aspecto importante es si con la página web sólo pretendes mostrar los productos y servicios o, además, tu idea es promocionar tu negocio de forma más impactante, comunicándote directamente con los clientes. En caso de ser así, es necesario que adecúes tu actuación a lo estipulado en la Ley de Protección de Datos.

Es decir, debes de tener en cuenta que no puedes disponer de ningún dato identificativo o personal de una persona si ésta no los ha facilitado personalmente y ha consentido expresamente su utilización.

En el caso de que decidas adentrarte en esta forma de comunicación global es necesario, también, que acudas a la Agencia de Protección de Datos y des de alta los ficheros correspondientes. Ten en cuenta que los ficheros deben estar protegidos física y tecnológicamente, sólo pudiendo tener acceso quienes consten como autorizados para ello. Así que, si tu intención es contactar con un cierto volumen de clientes, por la cantidad de datos con los que deberás operar te aconsejamos acudir a un profesional y evitar así los trámites de apertura y gestión de ficheros.

Por otro lado, si la idea de crear una ventana al mundo global surge con la visión de ampliar potencialmente el número de clientes, vendiendo a través de la propia página, es necesario que tengas en cuenta lo dispuesto en la Ley de Ordenación del Comercio Minorista y La ley de Consumidores.

  1. En primer lugar, al tratarse de una ecommerce es necesario comunicar dicha actividad dentro del plazo de tres meses, desde el inicio de la misma, al Registro de ventas a distancia.

Existiendo un plazo tan amplio puede parecer que tal inscripción no es determinante, sin embargo no debe obviarse este requisito, pues puede incurrirse en una negligencia susceptible de sanción con multa de 6.000 a 30.000 euros.

  1. Deben expresarse los precios exactos de los productos ofertados, incidiendo en si en ellos se incluyen o no los posibles impuestos aplicables. La intención es que el consumidor sea plenamente consciente del precio, sin que puedan aplicarse precios extras.
  1. En la misma página deben contenerse las condiciones de uso de la tienda online, es decir: los plazos de entrega, los plazos de devolución, los plazos de garantía, impuestos, forma de pago, etcétera.

La redacción de estas condiciones es de vital importancia, puesto que fija las reglas entre comerciante y consumidor. Por ello deben redactarse con especial minuciosidad y esmero, aconsejándose acudir siempre a un especialista.

 

sociedadEn definitiva, si estás interesado en la creación de una start up o cualquier otra forma de negocio y necesitas asesoramiento legal o fiscal, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Desde Grupo LaBE estaremos encantados de ayudarte.