¿Nunca se ha preguntado qué pasa cuando alguien se apropia  de una obra? ¿Qué pasa cuando se apropian de sus videos, sus fotografías, su música? ¿Qué deberías hacer cuándo  alguien vulnera los derechos de autor de su obra?

En un mundo en el que las redes sociales se configuran como una nueva forma de expresión, parece que más que nunca nuestras ansias de expresarnos, de comunicarnos, de compartir… nos han llevado, a coger prestadas imágenes que no hemos sacado pero muestran  lugares en los que hemos estado, textos que ni por asomo hemos escrito pero  que definen a la perfección como nos sentimos o lo que pensamos. A menudo intentando expresarnos, nos apropiamos ilícitamente de obras que no son nuestras, pensando que nadie se dará cuenta, que por una vez no pasa  nada, pero ¿y si pasa?

No hay dudas de que es un mal trago ver como otros acceden a su perfil en la red y se apropian de unas imágenes o una canción que ha  hecho usted, y que pese pertenecerle son otros los que disfrutan los beneficios de su creación. Sin embargo, debe saber que en nuestro país existen los derechos de autor que llegado el caso le permitirían  defender la autoría de su obra, recibiendo incluso indemnizaciones o cantidades monetarias en concepto de beneficios que has dejado de percibir.

 

1480625323_f0e3¿Cómo se protegen mis derechos de autor?

Sus derechos de autor se encuentran recogidos en el “Real Decreto Legislativo 1996,  de  12  de  abrilpor  el  que  se aprueba  el  texto  refundido  de  la  Ley  de  Propiedad  Intelectual, regularizando,  aclarando  y  armonizando  las  disposiciones  legales vigentes sobre la materia” conocido comúnmente  como la Ley de Propiedad Intelectual. Esta ley hace diferenciaciones entre los distintos tipos de obras, otorgándole a cada una unos derechos por una duración determinada. Así que no sólo es importante saber cómo se produce el plagio si no qué se plagia. Sin embargo, de forma general debes saber que principalmente la ley vigente confiere a todo autor, los derechos morales y los derechos de explotación, que vienen a ser los derechos económicos. Es decir, como autor eres el único que tiene el derecho de recibir algún tipo de remuneración económica por su divulgación, sin perjuicio de que finalmente decidas cederle a alguien estas facultades.

 

1482277211_copyright¿Qué son los derechos morales?

No sólo es el derecho por el cual puede exigir que se le reconozca como autor, por ejemplo cuando alguien se proclama como autor de un libro que usted  ha escrito, sino que además, estos derechos le confieren la posibilidad de decidir cómo y cuándo se publicará  e incluso retirarla del comercio por cambio de convicciones morales e intelectuales.

Lo más importante es que estos derechos son irrenunciables e inalienables por lo que podrán ejercerse  durante todo el tiempo que la Ley de Propiedad intelectual estipule, rondando entre los 50-70 años el tiempo que suele otorgar. Sin que nadie más pueda apropiarse de ellos.

 

1482276786_f07a¿Qué son los derechos de explotación?

Por otro lado, la referida ley reconoce también los derechos de explotación, que no son otros que los derechos económicos derivados de la reproducción, distribución, comunicación pública y transformación. Y a diferencia de los derechos anteriores estos sí que pueden ser objeto de cesión, correspondiéndole los beneficios económicos a otra persona diferente a la autora, como puede ser el caso de las discográficas a quienes por norma general los autores ceden estos derechos.

En definitiva,  al autor de una obra le corresponden ciertas facultades, el problema deriva cuando alguien, conociéndolas o no, en su beneficio propio usa su obra, o una parte sustancial de ella, haciéndose pasar por el artista. En cuyo caso deberá acudir a la vía judicial y reclamar tanto la autoría como los derechos derivados de ella.

 

1482275790_f02d¿Cuál es el procedimiento a seguir para evitar que sigan vulnerando mis derechos de autor?

Lo primero y más recomendable es que siempre que sea posible se  inscriba la obra en el registro de Propiedad Intelectual,  es un procedimiento sencillo, rápido y de escasa cuantía que servirá como prueba en el caso de que se deba reclamar la autoría.  Con todo existen plataformas online como safe creative que si bien no gozan del mismo valor probatorio poseen la entidad suficiente para de evitar cualquier problema que pueda ocasionar la comprobación de la autoría en cuestión.

Así, en el momento en que pretenda usurparle la autoría de su obra, la Ley de Propiedad Intelectual recoge en su articulado una serie de medidas cautelares tendentes a obtener el cese en sus pretensiones al falso autor, quien ilegítimamente disfruta de unas ventajas derivadas de una obra en la que no media ninguna dote inventiva suya. Esas medidas van desde la suspensión de la explotación o actividad infractora o retirada del comercio de los ejemplares ilícitos hasta la intervención y el depósito de los ingresos obtenidos por la actividad ilícita.

Además de interponer estas medidas para poner fin a la usurpación de autoría, nuestro derecho le reconoce al autor el derecho a una indemnización por daños y perjuicios, ejercitable durante los cinco años siguientes al conocimiento de los hechos, en la que se integrarán tanto el lucro cesante como el daño emergente. Es decir, en este caso el autor tendrá derecho recibir, de quien hubiese actuado ilícitamente, la cantidad  monetaria correspondiente a las consecuencias económicas negativas o lo que en el autor hubiese podido percibir al consentir la divulgación y los gastos derivados de la investigación de pruebas razonables.

Finalmente, si la divulgación  ilícita de quien se ha apropia de la paternidad de una obra o la copia burdamente no sólo provoca un grave perjuicio al verdadero autor sino que además muestra de manera clara y manifiesta la mala fe y el desvalor de sus actuaciones, el ordenamiento jurídico penal, a tenor de lo dispuesto en el artículo 270 del Código Penal legitima al autor para interponer una querella criminal y poner fin a una situación que por su entidad debe ser conocida en vía criminal.

 

1479150652_f086Con todo, lo mejores acudir a un profesional y poner fin cuanto antes al plagio o a la usurpación de su obra, evitando así cualquier perjuicio extra que pueda derivarse de la actuación ilegítima e ilícita de terceros.  Para eso en LaBE abogados contamos con los mejores especialistas en la área de propiedad intelectual, dispuestos a asesorarte en todo momento.