Se dicta sentencia de Divorcio, se aprueba Convenio Regulador con medidas, entre otras, como la pensión de alimentos, el uso y disfrute de la vivienda conyugal o la pensión compensatoria. Sin embargo, ¿qué ocurre con posterioridad? Y no nos referimos aquí a todas esas obligaciones que el Juez impone a las partes y deben cumplirse, sino a qué sucede cuando ya han transcurrido los años y, por ejemplo, los menores dejan de serlo y alcanzan la mayoría de edad. ¿Subsisten las mismas obligaciones de antes?

Hay una serie de cuestiones que, llegada la mayoría de edad de los hijos, nos debemos plantear:

 

1487697105_slidesharePensión de alimentos a favor de los hijos

La pensión de alimentos, llegada la mayoría de edad de los menores, no se cancela automáticamente. Los hijos mayores (de edad) siguen manteniendo el derecho a una pensión de alimentos mientras exista una situación de necesidad. Generalmente, aún cumplidos los dieciocho años, los hijos estudian y siguen teniendo una serie de gastos que por sí solos no pueden sufragar. Sin embargo, la necesidad de alimentos que tenían como menores ya no es la misma. Esto es así porque a partir de los 18 años, esos menores que estudian pueden empezar a trabajar, aunque sea a tiempo parcial, y los gastos en los que incurren ya no son tan elevados en relación con aquellos existentes durante etapas anteriores, como la educación obligatoria.

El ordenamiento jurídico no brinda a los mayores de edad la misma protección que a los menores. Respecto al menor, el Juez atenderá exclusivamente a la necesidad económica del hijo. Sin embargo, respecto al que ya es mayor de edad, se podrá entrar a valorar nuevas circunstancias: gastos, circunstancias del obligado a dar alimentos, etcétera. En el caso del obligado a dar alimentos, por ejemplo, quizá ya no goce de la situación económica que solía tener cuando se dictó la sentencia de Divorcio. Entonces el Juez puede revisar la nueva situación, a efectos de moderar o equilibrar la pensión de alimentos existente.

 

1486493861_shopping-basketPensión de alimentos a favor de hijos mayores que trabajan

Si el mayor de edad trabaja, ha alcanzado cierta edad y tiene suficiencia patrimonial, el Juez también puede considerar esta nueva circunstancia e, incluso, llegar a suprimir la pensión de alimentos por no ser ya necesaria.

 

fiscalidadEl uso y disfrute de la vivienda conyugal

La mayoría de veces los cónyuges pactan, bien el Juez decide, que la vivienda conyugal sea atribuida al progenitor que tiene adjudicada la guardia y custodia, siendo la otra parte la que abona una pensión de alimentos a favor de los hijos, y respeta un régimen de visitas.

¿Pero qué ocurre cuando esos menores dejan de serlo? ¿El progenitor al que se le adjudicó la vivienda conyugal tiene derecho a permanecer en ella indefinidamente?

En relación con esta situación, habrá que atender al caso concreto. Pero en principio, no habiendo hijos menores, es decir, no existiendo una necesidad de los hijos menores de tener una vivienda por haber alcanzado la mayoría de edad, la determinación de quién puede permanecer en la vivienda dependerá de cuál de los dos progenitores tenga una mayor necesidad.

Por lo que no es una cuestión que dependa ya de los hijos, que han dejado de ser menores, sino de la mayor situación de necesidad de los dos padres.

Es necesario señalar también que el hijo mayor de edad que aún no tenga suficiencia patrimonial podrá vivir con aquel de los progenitores que tenga una mayor necesidad de la vivienda, por no poder hacer frente a un alquiler o por no ostentar más propiedades en donde poder residir.

Otra posibilidad puede ser el uso alterno de la misma. El que los progenitores disfruten, por ejemplo, durante un año entero de la vivienda y al siguiente sea el otro cónyuge quien tenga acceso a ella.

También es posible, si aún no se ha liquidado el régimen económico matrimonial, proceder a su liquidación con la correspondiente venta del inmueble, y que las partes se tengan por saldadas

 

sectoresPensión compensatoria

Finalmente, respecto de aquellos progenitores que perciben una pensión compensatoria, aunque la misma se haya otorgado con carácter vitalicio o de manera indefinida también cabe, con el tiempo, volver a evaluar dicha medida.

En este caso, puede que el cónyuge que verdaderamente necesitaba esta pensión rehaga su vida con una nueva pareja y que esa necesidad desaparezca, o bien que herede un piso en propiedad y por ende deje de tener sentido dicho concepto. Incluso es posible, también, que mejore su situación patrimonial por la existencia de un empleo.

Así, numerosos son los factores que pueden ser tenidos en cuenta para cancelar una pensión de alimentos.

Lo cierto es que las circunstancias de las personas cambian con el tiempo y puede que aquello que en determinado momento tenía todo el sentido, ahora deje de hacerlo.

 

1480718747_f07aObligado a dar alimentos

En relación con este extremo, cabe poner de manifiesto que todas las circunstancias económicas importan, incluida la situación del obligado a dar alimentos, llegada la mayoría de edad de los hijos.

En este sentido, es común que las particularidades económicas varíen: cambio de empleo, pérdida del mismo, jubilación, aparición de una incapacidad, etcétera.

Pues bien, todo ello podrá ser valorado por el Juez a la hora de abonar una pensión de alimentos a favor de los hijos mayores de edad. Lo mismo ocurre con la pensión compensatoria. Si el obligado a dar alimentos comienza a tener verdaderas complicaciones para cubrir sus propias necesidades básicas, el Juez podrá modificar las medidas que en su día adoptó.

No obstante, todas estas circunstancias deberán acreditarse adecuadamente si queremos que el Juez revierta las medidas que en su día aprobó en el Convenio Regulador. Al fin y al cabo, en asuntos de familia existe una participación activa del mismo y querrá conocer verdaderamente la concurrencia de esas nuevas circunstancias que estamos alegando.

 

sociedadEn definitiva, si necesitas asesoramiento en cualquier tema de familia: pensión de alimentos, pensión compensatoria, uso y disfrute de la vivienda, o cualquier cuestión relacionada con la modificación de las medidas definitivas del Convenio Regulador, no dudes en contactar con nuestro equipo de abogados expertos en la materia, estaremos encantados de poder ayudarte.